miércoles, 24 de noviembre de 2010

La Asociación de Mujeres Progresistas de Bacares hace público un Manifiesto con motivo de la celebración del 25 de Noviembre de 2010



MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE DE 2010

La asociación de Mujeres Progresistas de Bacares denuncia y rechaza la Violencia contra la mujer en todas sus facetas. Este día se conmemora, desde el año 1999 en que la Organización de las Naciones Unidas da carácter oficial al día 25 de noviembre, declarándolo como:

Día Internacional de lucha contra la Violencia hacia las mujeres.

Desde esta declaración, son muchos los logros conseguidos en materia de igualdad y lucha contra la violencia de género. En nuestro pueblo, la presencia de las mujeres es cada vez más clara e importante gracias a su participación en el mundo laboral, político, cultural y social; como resultado avanzamos hacia una sociedad más justa, solidaria, tolerante e igualitaria.

Nuestra asociación sigue desarrollando una completa programación tendente a la formación, al entretenimiento y al ocio de la mujer, dinamizando de esta forma al conjunto de la sociedad bacareña a pesar de la crisis y de las trabas que se encuentran en el camino. Esta situación, no puede minar sin embargo nuestro convencimiento y, con la fuerza que nos dan los años de trabajo incesante por los derechos de la mujer en Bacares seguimos acudiendo a las administraciones a pedir ayuda para continuar con nuestra labor y sacar adelante nuevos proyectos. Todas las socias aportamos los recursos necesarios para poner en marcha actividades socio-educativas y formativas que están permitiendo a las mujeres de nuestro municipio participar intensamente en la vida política, económica, cultural y social del mismo… También para llenar nuestro tiempo libre con interesantes alternativas de ocio que debatimos en nuestras reuniones y desarrollamos a lo largo del año.

Con más ilusión que nunca, nuestra Asociación sigue y seguirá adelante porque nuestra tarea, la tarea de todas y cada una de nosotras, no ha sido nunca ni puede ser cosa de una semana o de un día de campaña; nuestra tarea es un pulso diario e irreversible hacia la igualdad que estamos plenamente convencidas de que ganaremos y sabremos defender, pero denunciando todas aquellas situaciones que no nos ayuden a desarrollar con plenas libertades nuestro propósito de situar a la mujer en el sitio que le corresponde en todos los ámbitos de una vez por todas.

El 25 de noviembre nos recuerda lo que queda por hacer: seguir trabajando y aunar fuerzas para combatir y acabar con las desigualdades y con la violencia machista, venga de donde venga. Desde que la violencia contra las mujeres dejó de considerarse un problema privado y pasó a definirse como un problema social, han sido muchas las medidas activadas para hacer frente a esta realidad. Así, se han aprobado leyes innovadoras y de gran importancia en materia de igualdad y de prevención de violencia sexista, se han activado recursos de atención, apoyo y orientación para las mujeres víctimas de la violencia de género y día a día se ponen en marcha medidas y programas que, impulsados por las asociaciones de mujeres y promovidos por instituciones públicas pretenden erradicar estas conductas discriminatorias y violentas.

Pese a todos los avances, en lo cotidiano se siguen vulnerando derechos fundamentales de las mujeres, viéndose afectada su dignidad y su libertad mediante las prácticas violentas que las mujeres sufren cada día sólo por el hecho de serlo. La violencia de género desaparecerá cuando las mujeres dejen de ser ciudadanas de segunda y participen de forma igualitaria en esta sociedad. Desaparecerá cuando dejen de estar a la cabeza de las cifras de pobreza, de las listas de desempleo, de sufrir la infravaloración de sus trabajos y los problemas de conciliación de la vida personal, familiar y pública. Desaparecerá cuando se deje de usar su imagen como un objeto de consumo, cuando sus palabras se oigan con el mismo volumen que se escuchan las de los hombres y cuando se las nombre y visibilice en todos los espacios sociales.

Por todo esto, cada persona o institución tiene un compromiso en la lucha contra la violencia hacia las mujeres. Porque la violencia no es cosa de ellas, porque la violencia no es cosa de otras, porque la violencia es cosa de todas y cada una de las personas que conformamos esta sociedad. Tan sólo asumiendo una responsabilidad compartida podremos hacer desaparecer la mayor lacra que sufre nuestra sociedad: la violencia de género. Tan sólo asumiendo una responsabilidad individual podremos forzar su desaparición y, por ende, contribuir al progreso social.

Asociación de Mujeres Progresistas de Bacares
ENLACES:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Exelente bogg ,reciban un cordial saludo desde el
Rosario
Micaltepec,
Puebla,
México. att. Horacio
Mtz.

Related Posts with Thumbnails